0

Salas de evacuación

Publicado por BcH el Ago 30, 2010 en Construcción, El Escorial, sociedad

El título de esta entrada deja bastante claro, si tomamos la frase en el sentido más estricto, el tema de la misma. En el proyecto original de El Escorial ya estaban planificadas las salas de evacuación, tan necesarias en cualquier construcción. Cada zona del monasterio, fuera convento, palacio o seminario, disponía de las suyas.

Un caño principal llegaba a cada una de las salas de evacuación y de la fuente de la escalera principal partía un desaguadero que las limpiaba y vaciaba. Disponía de asientos similares a nuestros inodoros actuales y la gravedad hacía su labor para que todo acabara en depósitos subterráneos o en cursos de agua que acababan arrastrando las inmundicias.

Etiquetas: , ,

 
9

El acceso al rey

Publicado por BcH el Jul 11, 2010 en Felipe II

Felipe II

Felipe II

La entrada al monasterio estaba muy restringida en general, pero en el caso concreto de los aposentos reales el acceso era complicado incluso para los colaboradores más cercanos al monarca. Ninguno de ellos podía presentarse a despachar con el rey si este no lo había ordenado por escrito. El rey “no se comunicaba fácilmente, ni le hablaba ninguno, por principal que fuese, sino el que después de muchas instancias lo pedía, concediéndosele por gracia y notable favor”.

La distancia a respetar también era estricta: “tenía cierto término y raya de donde no había de pasar el privado jamás, y en llegando a ella parecía caer”. Como vemos, no era fácil tener acceso presencial al rey, pero cuando esto se conseguía seguía existiendo una distancia insalvable entre monarca y súbditos, por muy principales que estos fueran.

 
0

La elección de la ubicación

Publicado por BcH el Jul 6, 2010 en El Escorial, Religión

¿Por qué El Escorial en el sitio en el que está? Se cuenta que hubo una comisión de expertos multidisciplinar (filósofos, arquitectos, canteros, médicos…) que se ocupa de designar el lugar de la ubicación del monasterio. Hay otros autores que no citan esta comisión y ponen tal responsabilidad en el propio rey y en los jerónimos.

Hay leyendas que hablan del lugar como centro mágico y hasta de puerta del mismo infierno. Pero no sólo eso, también se dice que durante la primera visita al lugar del prior del nuevo monasterio, acompañado de otros importantes personajes, tuvo lugar una importante ventolera que arrancó el vallado. Este hecho se tomó como una muestra de que el lugar ocultaba algo especial e incluso que el mal se molestaba por usar aquel lugar para tan ilustre obra.

Etiquetas: ,

 
0

Reseña en Hislibris

Publicado por BcH el Jun 28, 2010 en Los libros

Hace ya un tiempo de la publicación en Hislibris de la reseña correspondiente a Vivir en El Escorial, pero aún no nos habíamos hecho aquí de la opinión allí expuesta. El autor de la misma, por cierto, ha residido durante muchos años en El Escorial, lo que aporta aún más valor a la reseña.

Nos narra el día a día en la vida no solo del elemento frío de la arquitectura magna, sino la vida caliente y emocionante de sus constructores, arquitectos, monjes, gentes de los pueblos de los alrededores, y el día a día de estas personas, como vivían, trabajaban y anhelaban un futuro mejor. Una obra viva donde las haya, no un helado elemento helado como las heladas piedras de cualquier santuario. Y este efecto revitalizador que le imprime el autor produce el efecto deseado, resucitar los elementos arquitectónicos del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

[..]les diré que les recomiendo este soberbio libro, y felicitar a la editorial Esfera de los Libros por haber escogido la serie Vivir en la Historia y más en concreto Vivir en el Escorial.

Etiquetas:

 
0

La rebelión contra el licenciado Muñoz

Publicado por BcH el Jun 16, 2010 en Construcción, Oficios

Siendo alcalde mayor de la villa de El Escorial el licenciado Luis Muñoz, hubo un problema con unos canteros que le costó un disgusto. No se sabe muy bien porqué, un cantero vizcaíno y otros tres, fueron encarcelados. Uno de ellos se escapó y se refugió en una iglesia de la que finalmente lo sacó el alcalde mayor para encarcelarlo de nuevo.

Ordenó que se prepararan unos asnos para llevarlos a azotar como castigo. Los oficiales canteros, compañeros del vizcaíno, se rebelaron frente a una pena que consideraban humillante para un hidalgo. Se juntaron después de repicar campanas y llamar a los compañeros los suficientes como para levantar una bandera con capitán, como si fueran una compañía de tercios. Tal se puso la cuestión que consiguieron que se liberaran a los presos y mantuvieron en vilo a los responsables de la obra durante unas horas.

Etiquetas: ,

 
0

Reseña en Revista de Arte

Publicado por BcH el Jun 5, 2010 en Los libros

En la web de Revista de Arte hacen una reseña sobre Vivir en El Escorial. Algunos extractos que nos gustaría destacar de la misma son:

Vivir en el Escorial, el último libro de Carlos Carnicer, una propuesta interesante y original que nos acerca, desde una perspectiva poco usual, a la intrahistoria del diseño y construcción de un proyecto asombroso, observando con detenimiento sus primeras décadas, como va transformando su entorno, alzándose y cambiando la vida cotidiana de las gentes que desafiaron al paisaje de aquel rincón de la sierra del Guadarrama.

El autor ha realizado una labor de profunda cata en los cimientos del proyecto escurialense. Casi podríamos hablar de prospección psicológica. Ya tenemos decenas de guías artísticas para conocer que pintores o escultores decoraron su interior, o de dónde proceden las piedras de su basílica y salas. Pero no se cuenta, por lo menos como hasta ahora, cómo se organizaron las cuadrillas de destajeros, canteros o jornaleros. O qué derechos tenían exactamente los aparejadores. Carnicer expone por dónde comenzaron los cimientos y que zona fue la primera en habitarse. Si. Pero también -he ahí su acierto-, presenta urdimbres, historia dentro de la historia, historia en la penumbra que constituye la gran historia del proyecto filipino. ¿Quiénes fueron los hombres que hicieron posible el sueño de Felipe II?, ¿De dónde procedían?, ¿Cuál era su preparación?, ¿Cómo era su vida diaria, sus condiciones de trabajo, su remuneración?, ¿Qué esperaban recibir? Pueden analizarse flujos de población que acude a una zona donde hay empleo, con frías estadísticas. Pero en la obra se ha penetrado, por cierto, con el formidable apoyo de las ilustraciones de Carlos Fernández, en el secreto que hizo posible costruir en tiempo record un majestuoso monasterio, signo de toda una época. Ciertamente estamos ante un buen libro.

 
0

Los destajeros

Publicado por BcH el May 30, 2010 en Construcción, Oficios

Destajeros

Destajeros

Los destajos eran parte de la obra que mediante concurso se concedían o encargaban a un maestro. Las condiciones del trabajo estaban muy cerradas y definidas por los aparejadores. Los destajeros presentaban su oferta para llevar a cabo el trabajo a un precio concreto.
Una vez aceptada una oferta, el destajero quedaba garantizado mediante unas fianzas y comenzaba a trabajar. De su cuenta corría llevar al cabo el trabajo, que además era supervisado, de acuerdo a lo pedido. En ocasiones, los aparejadores incumplían con su responsabilidad y se inclinaban por una opción que no era la mejor.

Etiquetas: ,

 
0

Galería de El Escorial

Publicado por BcH el May 23, 2010 en El Escorial

En la sección de Galerías podéis ver imágenes de la temática asociada a cada libro. Por supuesto, también El Escorial tiene su apartado. Os invitamos a compartir vuestras fotos con nosotros.


 
4

Árbol genealógico de Felipe II

Publicado por BcH el May 19, 2010 en El Escorial, Felipe II
Árbol genealógico de Felipe II

Árbol genealógico de Felipe II

 
3

El peligroso trabajo

Publicado por BcH el May 16, 2010 en Construcción, El Escorial

Accidentes

Accidentes

Los riesgos de trabajar en una obra como El Escorial eran muchos y los accidentes estaban a la orden del día. Tenemos muchos ejemplos perfectamente documentados y registrados. Por ejemplo, el caso de Juan Manzano, carpintero, que cayó de un andamio y “se hizo mil pedazos”. Su viuda cobró 2 reales durante al menos 20 años por aquella desgracia.

Otro carpintero se cayó también de un andamio, aunque tuvo más suerte y sólo quedó manco y sordo. Pedro de Ávila o un carpintero de San Martín de Valdeiglesias también murieron por caídas. Hasta algún fraile tuvo la mala suerte de sufrir un accidente en las obras.

Hay casos extremos en los que la muerte llega incluso sin accidente de por medio. Pedro de Avendaño tenía una grúa trabajando en la Torre de la Enfermería. Cuando la grúa se vino abajo hiriendo a dos oficiales, la pena se adueño del buen hombre. El daño hecho a aquellos hombres, la pérdida de la máquina y el no poder cumplir con su contrato le hicieron caer enfermo y finalmente morir.

Etiquetas: , ,



Copyright © 2014 Vivir en…. All Rights Reserved.
Theme by Lorelei Web Design.